Carta Europea de la Mujeres en la Ciudad, 1994

La forma de ver la vida en la ciudad de las mujeres lleva a un enfoque diferentes sobre las inquietudes de las minorías y de los “grupos invisibles” de los que las mujeres forman parte. El planeamiento de la ciudad, las infraestructuras urbanas y la calidad ambiental percibidas a través la vida diaria deberían tener en cuenta nuevas variables.
Las mujeres, que habrán llegado a ser conscientes de su identidad personal, sus capacidades de intervención y sus necesidades, serán capaces de fortalecer los lazos sociales y tener una parte más activa en situaciones diarias.

(…)

La carta se considera como un proceso largo y abierto que contiene una serie de propósitos concretos que deben ser puestos en práctica para tener en cuenta y promocionar de forma creciente la participación en la ciudad de las mujeres tanto en el planeamiento regional y urbano como en su totalidad.

Uno de los presupuestos es que los intereses propios de las mujeres no existen como tales, pero las mujeres pueden actuar como catalizadoras en el proceso de cambio y de mejora de las condiciones de vida para todos los implicados.

Sigue leyendo.

Deja un comentario