Lecciones de urbanismo en un camping

Ahora que todavía mantenemos frescos los recuerdos del verano, nos gustaría compartir algunas reflexiones sobre la ciudad aprendidas en los distintos campings en los que hemos estado este verano, ciudades en miniatura (o no tan miniatura) en las que cada día el paisaje cambia , el barrio se reconstruye y la comunidad se regenera.

kanping

1- Los coches pierden protagonismo, ya que un camping es una ciudad esencialmente peatonal (que incluye bicicletas, patinetes, etc). El hecho de que las personas peatonas tengan prioridad es un hecho aceptado, interiorizado por la comunidad. Es algo sobre lo que no cabe duda. Esto hace que el ambiente sea el adecuado para que la vida ocurra, ya que sin tráfico rodado la seguridad, tanto real como percibida, aumenta.

2- En las calles de estas ciudades no existe segregación espacial según el nivel socio-económico de sus habitantes: junto a una autocaravana de lujo podemos encontrar una sencilla tienda de campaña.

3- Somos capaces de gestionar nuestra intimidad sin excesivas barreras. Cada habitante conoce los límites de su parcela sin necesidad de vallas y cada grupo es capaz de vivir su día a día a la vista del resto de la comunidad.

4- El trabajo productivo desaparece del mapa para dejarnos ver el trabajo reproductivo en todo su esplendor. Toda la comunidad participa y comparte su vida cotidiana: transportar agua, cocinar, colgar la ropa, acompañar a las niñas y niños a los servicios, mantener el campamento limpio,… Salvo excepciones, que siempre las hay, todas y todos participamos en los quehaceres del día a día, sin distinciones de género o edad. Además, el hecho de que estas tareas se realicen a la vista de la gente que nos rodea facilita la cooperación en el vecindario.

Cuando la vida ocurre en público, al descubierto, se facilita la interacción y la COMUNIDAD se fortalece. Una buena cohesión social, esencial para una vida plena, necesita los escenarios que la permitan. Para ello resulta primordial la construcción de calles seguras para los peatones y espacios (y equipamientos) públicos adecuados a las diversas necesidades de las personas que las utilizarán.

Deja un comentario