#MapaMorea de Astigarraga

ASTIGARRAGAKO MAPA MOREA es un proceso de participación ciudadana mediante el cual se ha analizado el municipio de Astigarraga, a través de la perspectiva de género.

Proceso

Más allá de la ciudad prohibida

Habitualmente el objetivo de los mapas de la ciudad prohibida ha sido revisión del urbanismo desde la perspectiva de la seguridad de las mujeres. Cuando hablamos de urbanismo y género la seguridad es el aspecto principal que se aborda sobre otras cuestiones. Pero analizar la ciudad desde la perspectiva de género abarca muchas otros aspectos ya que tampoco el urbanismo es neutro.

Urbanismo y género

El espacio, la ordenación territorial , la forma y definición de las ciudades y el territorio tiene gran influencia en la vida diaria de las personas. Como consecuencia, el trabajo reproductivo (asignado a las mujeres debido a su rol de género) no es un aspecto que se ha tenido cuenta en el urbanismo. En la organización urbana no se ha tenido en cuenta el trabajo reproductivo, a pesar de la importancia que tiene para la subsistencia y la sostenibilidad de la sociedad. Las calles, plazas y parques son espacios públicos y se debe garantizar su uso por parte de todos/as. En este sentido, estos espacios deben garantizar la seguridad, la movilidad, la accesibilidad y los trabajos de cuidado.

La utilización del espacio público

El espacio público es el principal escenario para la convivencia, por ello, en este proyecto vamos a analizar cómo se produce esa convivencia: qué espacios son los más utilizados, cuáles no, los lugares que se utilizan de forma diversa en horario diverso, qué espacios se evitan en invierno, por la noche… o qué podemos hacer para satisfacer las necesidades de los diferentes colectivos de población, etc.

Cuatro ejes

Desde este punto de partida, vamos a trabajar las condiciones de igualdad para que toda la ciudadanía pueda participar del espacio público y se reduzcan las diferencias de género a la hora de tomar decisiones en las líneas estratégicas de las ciudades, teniendo en cuenta cuatro ejes:

 

  • Seguridad y autonomía.
  • Movilidad y accesibilidad.
  • Presencia real y simbólica de las mujeres en el espacio público.
  • Los trabajos de cuidado, trabajo reproductivo y red de equipamientos públicos para las actividades de la vida diaria.

Resultado

Basándonos en el proceso participativo y las distintas aportaciones realizadas por la ciudadanía, intentamos recoger éstas sin perder su base subjetiva. Para ello unificamos las diversas reflexiones y opiniones positivas y negativas sobre los distintos lugares en un solo mapa.


Mediante distintos iconos hemos representado de forma gráfica cada una de las aportaciones, manteniendo su complejidad.

Se han resumido las aportaciones en un mapa, identificando cada lugar con un número:

En este cuadro resumen se pueden ver las aportaciones realizadas en cada lugar de forma gráfica:

Se ha completado una ficha por cada uno de los lugares, con la siguiente información:

  • Número de identificación del lugar (ID)
  • Nombre del lugar
  • Coordenadas X, Y
  • Comentarios positivos (forma gráfica y escrita)
  • Comentarios negativos (forma gráfica y escrita)
  • Comentario literal (si se ha recogido)
  • Breve diagnóstico

Un ejemplo de ficha:

Hemos creído conveniente poder compartir esta información de una forma fácil, por lo que la hemos recogido en un Mapa Online: http://bit.do/MapaMoreaAstigarraga.

Recorrido final

Para finalizar el proceso se realizó un recorrido junto con las personas participantes. Colocamos algunas de las fichas en la calle para que quedara un rastro físico del proceso, y comentamos cada uno de los puntos entre las asistentes.

 

Conclusiones

Una conclusión destaca sobre todas las reflexiones que hemos hecho: la formación y sensibilización del personal técnico y político del ayuntamiento es la herramienta más eficiente y que mayores consecuencias positivas conlleva. Los indicadores de vida cotidiana resultan fáciles de comprender e incluir en las políticas municipales, aunque suponga tener que definir nuevos protocolos de actuación.  Tras este primer paso, cada área de trabajo deberá realizar sus aportaciones para construir un instrumento de trabajo propio, transversal y adaptado a la realidad municipal.

Pero parece que lo más difícil ya ha ocurrido: asumir positivamente que el área de Igualdad también tiene qué decir en las decisiones que se toman en Urbanismo. Y esto es realmente un primer gran paso.