Proyecto de Rehabilitación de la Casa Matriz del parque de Lamuza, Laudio-Llodio

Este proyecto nos fue adjudicado mediante concurso y supuso un gran reto, ya que la Casa Matriz del Parque de Lamuza, en Laudio-Llodio, forma parte de un conjunto de edificios incluidos en la relación de bienes inmuebles propuestos para ser declarados conjuntos monumentales de la CAPV. Las intervenciones de rehabilitación debían cumplir con los criterios de restauración científica (Apartado III.3 del Anexo I al Decreto 308/2000), es decir, debían respetar los elementos tipológicos, formales y estructurales al máximo, eliminando añadidos e introduciendo sólamente las instalaciones fundamentales.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El edificio objeto del Proyecto de Rehabilitación es la Casa Matriz, a partir de la cual se construyeron los edificios que conforman la finca. La forma de la planta, casi cuadrada (17,25 x 17,80 m), se acentúa con una cubierta a cuatro aguas que define un claro volumen desvirtuado por los edificios adosados.

La aparente simetría de un volumen cuadrado rematado por una cubierta a 4 aguas se rompe con la jerarquía de sus fachadas, ya que sólo una de ellas puede considerarse principal (fachada Sudeste): la sillería y la mampostería vista, la puerta de entrada en el eje de la fachada y la composición de sus tres balcones confieren al edificio una direccionalidad claramente orientada al tramo de parque que lo une al centro de Llodio.

Se compone de una Planta Baja, una Planta Primera o planta noble, una Planta Segunda y un desván.   El interior está dividido en tres crujías perpendiculares con respecto al sentido de entrada, entre las cuales es la central la que alberga una gran escalera, protagonista espacial del edificio. Los forjados se resuelven con largos paños de solivería de madera de roble que apoyan en los muros.

La configuración tripartita está difuminada por un ala de servicio que, apoyándose en la fachada Sudoeste, pervierte la división de crujías tanto en Planta Baja como en la Planta Primera. Esta ala alberga en la Planta Primera el baño principal del edificio o baño del marqués: un curioso cuarto que nos remite al sentido del lujo y la higiene que pudieron tener los habitantes de la casa.

Al margen de los criterios estrictamente aplicables desde la Restauración Científica a un Proyecto de Rehabilitación, se apuntan a continuación las decisiones propositivas que han determinado este proyecto:

  1. El uso que Protección Civil hace del edificio es incompatible con el destino de la Casa Matriz como contenedor de usos culturales.
  2. Hay ocasiones en las que es el propio edificio el que determina la ubicación de los usos, contradiciendo el planteamiento realizado por la propiedad. La bajo cubierta esconde una agradable sorpresa para aquél que puede tener acceso al desván: el entramado de cubierta, en notable estado de conservación, es en este edificio un bello ejemplar del modelo ortodoxo de la casa-torre. Ello, unido a la incompatibilidad entre los usos de Casa de Cultura y Protección Civil, provoca que mediante una sencilla operación de eliminación de un forjado secundario, el espacio protagonista de la Casa Matriz se traslade de la planta primera a la bajo cubierta.
  3. En este mismo sentido, en la planta primera (planta noble), la crujía que da a la fachada principal puede desvincularse del uso expositivo, para el cual, por otro lado, no ofrece condiciones favorables: la existencia de gran número de ventanas y puertas balconeras apuntan a un uso más representativo, como puede ser el de Salón de Actos.
  4. Para la configuración del acceso al edificio y de su conexión con la Oficina de Información Turística, se han tenido en cuenta las necesidades básicas que puede tener el visitante medio: al turista habrá que ofrecerle oportunidad para el aseo, información turística y ayuda para interpretar la ciudad o lugar en el que está. Todo ello lo planteamos en la primera crujía de la Planta Baja, de manera que es posible tener controlado el acceso al resto del edificio con facilidad. Por ejemplo, durante el horario de mañana una sola persona podría atender a los turistas como en la actualidad.

De la misma manera, se han planteado las circulaciones y algunos cierres de tal forma que sea posible visitar los espacios principales sin tener que acceder a los mismos y reduciendo así la necesidad de personal suplementario. Por ejemplo, podríamos permitir la visita al edificio recorriendo la escalera hasta la bajo cubierta: los cierres de vidrio hacen posible contemplar tanto el entramado de la cubierta como el baño del marqués situado en la planta primera, aun con todos los locales cerrados.

DESCRIPCION DE LA PROPUESTA

Planta Baja

La primera crujía de la Planta Baja dispone de todos los elementos que viene a buscar el turista medio: información y aseos a cada lado del zaguán de entrada, que contendría los paneles que ayudarían a la interpretación de Lamuza y/o Laudio-Llodio.

El acceso público al resto del edificio se realiza por el eje de entrada, mientras que hay un segundo recorrido paralelo a través de la propia Oficina de Información Turística, que se comunicaría con la sala de administración a través de un archivo común. Proponemos, pues, que la crujía trasera se puede emplear para ubicar puestos de trabajo, pudiendo partir este espacio para la habilitación de una sala de reuniones (o algún despacho más reprsentativo) en lo que fue el “despacho del sargento”, con la preexistencia importante de la chimenea, que se mantendría.

Mención especial merece el techo de la Planta Baja: el proyecto se ha realizado para extender a toda la Planta Baja la visión que actualmente sólo se tiene en el zaguán de entrada, con la solivería y la tarima superior vistas. Para ello será necesario un proceso que se detalla en la memoria de estructura.

Ascensor

La crujía central, claramente destinada a circulaciones y distribución con su imponente escalera, está destinada a acoger el ascensor. Sus dimensiones, determinadas por la Ley de Accesibilidad, exigen la demolición parcial de un muro secundario en esta Planta Baja. Su presencia, que deforma el espacio en el que se ha colocado, se aligera mediante un revestimiento traslúcido tras el cual se dispone una serie de luminarias fluorescentes, buscando de este modo “desmaterializar” la caja y diferenciarla del resto de la construcción. El empleo de materiales notablemente distintos al resto de paramentos pretende hacer evidente esta intervención.

Escalera

Planteamos también la construcción de un cuerpo análogo ocupando el ojo de escalera, abertura insuficiente para albergar el ascensor, pero con una superficie tal que impide el cumplimiento la Normativa de Condiciones de Protección contra Incendios. Para salvar este escollo normativo, proponemos montar en el ojo de escalera un elemento que se eleva desde la Planta Baja hasta la Planta Bajocubierta, gracias al cual reducimos la superficie del hueco. Creemos que podría ser una oportunidad para que el Ayuntamiento convocara un concurso para la realización de una escultura que cumpliera con las condiciones que impone la NBE-CPI-96. No obstante, se ha definido un mueble que podría servir para exponer pequeños objetos, documentos, libros, etc. o disponer pantallas táctiles (en los tres nichos de los vestíbulos) para disponer de información turística o de carácter más general. Para su revestimiento se emplea la misma estrategia seguida en el caso de la caja de ascensor: un cerramiento traslúcido y retroiluminado que la haga menos masiva.

Planta Primera

Los espacios principales de esta planta son la crujía de fachada y la crujía trasera, que ofrecen dos importantes salas para poder desarrollar el programa de usos. La orientación de estas salas, unida al número de aberturas al exterior, dota a cada una de ellas de un carácter y condiciones bien marcados: mientras que la crujía trasera se presta perfectamente a un uso expositivo gracias a unos lienzos de pared ciegos y generosos, la crujía de la fachada principal ofrece la oportunidad de un uso más representativo como es el de un Salón de Actos.

Se ha planteado la rehabilitación del baño del marqués, mediante un proceso de desmontado de los sanitarios y revestimientos para, una vez restaurados, volver a montarlos. Una puerta de vidrio permitirá su observación sin necesidad de personal suplementario para el control de los visitantes. No obstante, no sería un hecho grave la eliminación de este local: lo anecdótico de su configuración no debería desviar la atención del hecho de que es una intervención tardía que altera la disposición original de esta parte del edificio.

Bajo cubierta

Más arriba se ha apuntado que es aquí donde el edificio experimentará una transformación más importante: bastará eliminar todos los tabiques y el falso techo para descubrir un espacio soberbio que dejará a la vista todo el entramado de la cubierta, además de sacar a la superficie los cuatro pies de roble que ayudan a sostener el simétrico tinglado de madera. El espacio diáfano, el escaso número de huecos en fachadas y la propia configuración espacial de esta planta la hacen idónea para su uso como Sala de Exposiciones.

Es destacable que esta estructura ya es visible desde el vestíbulo de la Planta Primera por el hueco de la escalera: la ascensión permitirá percibir progresivamente el resto de la misma a través del cierre de vidrio. Este cierre transparente tiene su justificación en el cumplimiento de la Normativa de Condiciones de Protección contra Incendios.. Servirá, además, para aislar térmica y acústicamente la Sala de Exposiciones respecto de la escalera y los vestíbulos.

 

Una respuesta a “Proyecto de Rehabilitación de la Casa Matriz del parque de Lamuza, Laudio-Llodio”

Deja un comentario