Urbanismo con perspectiva de género: una propuesta de mapa de determinantes e impactos

(Irakurri artikulua euskaraz)

Aunque normalmente las demandas de introducción de la perspectiva de género en el urbanismo se basan en datos sólidos, todavía muchxs responsables (personal técnico y representantes políticos) perciben el urbanismo feminista como una disciplina “blanda” o “anexa al urbanismo de verdad”. Creemos que una de las razones para esta percepción reside en la escasez de ejemplos concretos de su aplicación en la planificación urbana de los municipios de nuestro entorno. Sin embargo en nuestro caso sí que hemos podido realizar trabajos de cuyo valor no hemos sido conscientes hasta que nos lo han advertido desde fuera:

Tenemos claro que debemos seguir avanzando en esta dirección, y que para ello debemos dotarnos de un mapa que nos ayude a trazar un camino claro. Pero al mismo tiempo, y puesto que tenemos mayor vocación para “hacer” que para “investigar”, nos asustan los ejercicios de elaboración y discusión de marcos conceptuales.

En cualquier caso, y gracias a que llevamos años rozándonos en nuestros trabajos con profesionales de la Salud Pública o la Promoción de la Salud, nos hemos familiarizado con los modelos de determinantes en la salud:

El modelo de determinantes en la salud de Dahlgren y Whitehead (1991) explica cómo la salud es resultado de las interacciones entre los diferentes niveles de las condiciones causales: desde lo individual, las comunidades o los entornos, hasta políticas generales o los sistemas de salud.

Con el objetivo de introducir la perspectiva de género en el modelo de determinantes, necesitamos además un marco que recoja las desigualdades en la salud:

Marco conceptual de los determinantes de las desigualdades sociales en salud. Comisión para Reducir las Desigualdades Sociales en Salud en España, 2010. (Basado en Solar et Irwin y Navarro)

Tampoco perdemos de vista herramientas como el cuaderno de trabajo “Salud y desarrollo urbano sostenible: Guía práctica para el análisis del efecto en la salud de iniciativas locales de urbanismo” de Udalsarea21, o la herramienta para evaluar la equidad en intervenciones comunitarias del Observatorio de Salud en Asturias.

Para empezar a trazar nuestro mapa (“mapa” y no “modelo”, eso serían palabras mayores) creemos que debemos empezar por un marco flexible que podamos ir adaptando a cada proyecto:

Propuesta de modelo de determinantes e impactos para introducir la perspectiva de género en la planificación urbana. Projekta Urbes (2017)

El marco establece vínculos entre tres listados: (i) los ejes de análisis o determinantes, (ii) las áreas de impacto o dimensiones de la persona, y (iii) los ejes de interseccionalidad. En cada proyecto debemos definir las celdas que contendrá cada listado en función de: la escala o ámbito del proyecto, el objetivo del trabajo, las características del cliente, el contexto social, etc.

Por ejemplo, en nuestro último trabajo de diagnóstico de un proyecto de urbanización y propuesta de medidas correctoras desde una perspectiva de género, el mapa que elaboramos para redactar el informe fue el siguiente:

Puede observarse que analizamos el proyecto de urbanización a través de 5 ejes o determinantes: (i) Seguridad, (ii) Accesibilidad, (iii) Movilidad, (iv) Protección de la salud y (v) Promoción de la salud. Y por otro lado, las observaciones o medidas concretas se justificaban por el impacto que tenían éstas sobre 5 áreas o dimensiones de la persona: (i) Autonomía, (ii) Salud y bienestar, (iii) Usos del tiempo y conciliación, (iv) Cuidados del hogar, de las personas y la comunidad y (v) Presencia y representatividad.

Este es el punto en el que nos encontramos en lo que se refiere a la introducción de la perspectiva de género en la planificación urbana. Y este es nuestro mapa, por ahora.