Edificio de recepción Apartamentos Nautilus-Lanzarote: the making of

Este es el “making of” de la obra del edificio de recepción de los apartamentos “Nautilus Lanzarote”. El condicionante principal para la obra era el apretado plazo de ejecución: teníamos 9 semanas y media (la verdad, un plazo poco erótico) para derribar la recepción y el bar-restaurante (manteniendo la caja de ascensor -recubierta con un mural cerámico- y el sótano existentes) y construir un nuevo edificio, comenzando un 24 de abril y y teniendo en cuenta que los clientes que llegaban a partir del 1 de julio…

El proyecto arrancaba a partir de las limitaciones que imponían el plazo y otros condicionantes de diseño (la estructura del sótano existente, la futura instalación de paneles fotovoltaicos sobre la cubierta, etc.). Dadas las limitaciones en lo que al suministro de material se refiere (los almacenes de materiales de construcción estaban vacíos -ya estábamos en plena crisis-, a lo que hay que añadir que cualquier pedido necesita 4 semanas en llegar desde la península a las Canarias) el proyecto no podía contener elementos especiales que pudieran comprometer la entrega de la obra. De manera que 2 meses antes de la fecha de inicio ya estábamos cerrando las compras de material, de manera que a la empresa constructora se le contratarían “solo” los medios técnicos y humanos.

Y precisamente fue la elección de la empresa constructora una de las claves para el feliz desenlace de los trabajos: varias recomendaciones nos hablaban de una empresa de Lanzarote, que era “la mejor, y la más cara”. Cuando comparamos los presupuestos pudimos comprobar que, realmente, era la más cara. Pero bastó una entrevista informal entre el propietario del complejo y el de la empresa constructora (una conversación en la que hablaron sobre lo divino y lo humano, dejando la obra casi de lado) para que se estableciera un compromiso de mutua confianza entre el Nautilus y Construcciones Yuco. Lo que tenemos claro es que sin la generosa implicación de toda la buena gente de Yuco, empezando por el propietario Manuel Hernández (Melín), pasando por el jefe de obra Manuel Betancort (Melo), y acabando por cada uno de los operarios, aquella obra  bien podría haber sido un infierno: en ninguna obra habíamos visto (y todavía tampoco) semejante despliegue de planificación, transparencia, coordinación, eficiencia, orden y buen trato. La verdad, nos desmontaron algún que otro prejuicio que habíamos configurado a partir de experiencias con constructoras anteriores…

La reflexión que extrajimos fue que el éxito necesita de la abierta implicación de todos los agentes: constructora, propiedad, trabajadores del complejo (la directora Leda Giordano, el jefe de mantenimiento Domingo), técnicos (el ingeniero Oscar Galván, los aparejadores Eugenio Vega y Daniel González), todos los gremios que durante años están colaborando en el Nautilus… Sólo faltó un poco de flexibilidad por parte de alguna persona de la administración pública para poder ponerle la guinda a la tarta ;-).

Os dejamos con una serie de imágenes del proceso de la obra:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Vivienda unifamiliar en Berriatua

Esta vivienda unifamiliar la realizamos junto con nuestro compañero y amigo Antxon Uskola Urruzuno.

Contábamos con una parcela estrecha, una edificabilidad muy reducida y unos clientes que tenían muy claro lo que querían: una vivienda en una sola planta, con el mayor jardín-huerta al sur posible. Planteamos, por lo tanto, dos cotas de actuación: una a nivel de calle, dura, de acceso rodado y otra al nivel del jardín, del paisaje existente. Según las ordenanzas, la cubierta debía ser de dos aguas, pero no decía nada de materiales, por lo que optamos por una cubierta de zinc. La forma de la cubierta casi nos vino dada por el programa, las conversaciones que tuvimos con los clientes y la disposición de la parcela respecto a la calle.

 

Parece una gran maqueta, ¿verdad?

 

Proyecto de Rehabilitación de la Casa Matriz del parque de Lamuza, Laudio-Llodio

Este proyecto nos fue adjudicado mediante concurso y supuso un gran reto, ya que la Casa Matriz del Parque de Lamuza, en Laudio-Llodio, forma parte de un conjunto de edificios incluidos en la relación de bienes inmuebles propuestos para ser declarados conjuntos monumentales de la CAPV. Las intervenciones de rehabilitación debían cumplir con los criterios de restauración científica (Apartado III.3 del Anexo I al Decreto 308/2000), es decir, debían respetar los elementos tipológicos, formales y estructurales al máximo, eliminando añadidos e introduciendo sólamente las instalaciones fundamentales.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El edificio objeto del Proyecto de Rehabilitación es la Casa Matriz, a partir de la cual se construyeron los edificios que conforman la finca. La forma de la planta, casi cuadrada (17,25 x 17,80 m), se acentúa con una cubierta a cuatro aguas que define un claro volumen desvirtuado por los edificios adosados.

La aparente simetría de un volumen cuadrado rematado por una cubierta a 4 aguas se rompe con la jerarquía de sus fachadas, ya que sólo una de ellas puede considerarse principal (fachada Sudeste): la sillería y la mampostería vista, la puerta de entrada en el eje de la fachada y la composición de sus tres balcones confieren al edificio una direccionalidad claramente orientada al tramo de parque que lo une al centro de Llodio.

Se compone de una Planta Baja, una Planta Primera o planta noble, una Planta Segunda y un desván.   El interior está dividido en tres crujías perpendiculares con respecto al sentido de entrada, entre las cuales es la central la que alberga una gran escalera, protagonista espacial del edificio. Los forjados se resuelven con largos paños de solivería de madera de roble que apoyan en los muros.

La configuración tripartita está difuminada por un ala de servicio que, apoyándose en la fachada Sudoeste, pervierte la división de crujías tanto en Planta Baja como en la Planta Primera. Esta ala alberga en la Planta Primera el baño principal del edificio o baño del marqués: un curioso cuarto que nos remite al sentido del lujo y la higiene que pudieron tener los habitantes de la casa.

Al margen de los criterios estrictamente aplicables desde la Restauración Científica a un Proyecto de Rehabilitación, se apuntan a continuación las decisiones propositivas que han determinado este proyecto:

  1. El uso que Protección Civil hace del edificio es incompatible con el destino de la Casa Matriz como contenedor de usos culturales.
  2. Hay ocasiones en las que es el propio edificio el que determina la ubicación de los usos, contradiciendo el planteamiento realizado por la propiedad. La bajo cubierta esconde una agradable sorpresa para aquél que puede tener acceso al desván: el entramado de cubierta, en notable estado de conservación, es en este edificio un bello ejemplar del modelo ortodoxo de la casa-torre. Ello, unido a la incompatibilidad entre los usos de Casa de Cultura y Protección Civil, provoca que mediante una sencilla operación de eliminación de un forjado secundario, el espacio protagonista de la Casa Matriz se traslade de la planta primera a la bajo cubierta.
  3. En este mismo sentido, en la planta primera (planta noble), la crujía que da a la fachada principal puede desvincularse del uso expositivo, para el cual, por otro lado, no ofrece condiciones favorables: la existencia de gran número de ventanas y puertas balconeras apuntan a un uso más representativo, como puede ser el de Salón de Actos.
  4. Para la configuración del acceso al edificio y de su conexión con la Oficina de Información Turística, se han tenido en cuenta las necesidades básicas que puede tener el visitante medio: al turista habrá que ofrecerle oportunidad para el aseo, información turística y ayuda para interpretar la ciudad o lugar en el que está. Todo ello lo planteamos en la primera crujía de la Planta Baja, de manera que es posible tener controlado el acceso al resto del edificio con facilidad. Por ejemplo, durante el horario de mañana una sola persona podría atender a los turistas como en la actualidad.

De la misma manera, se han planteado las circulaciones y algunos cierres de tal forma que sea posible visitar los espacios principales sin tener que acceder a los mismos y reduciendo así la necesidad de personal suplementario. Por ejemplo, podríamos permitir la visita al edificio recorriendo la escalera hasta la bajo cubierta: los cierres de vidrio hacen posible contemplar tanto el entramado de la cubierta como el baño del marqués situado en la planta primera, aun con todos los locales cerrados.

DESCRIPCION DE LA PROPUESTA

Planta Baja

La primera crujía de la Planta Baja dispone de todos los elementos que viene a buscar el turista medio: información y aseos a cada lado del zaguán de entrada, que contendría los paneles que ayudarían a la interpretación de Lamuza y/o Laudio-Llodio.

El acceso público al resto del edificio se realiza por el eje de entrada, mientras que hay un segundo recorrido paralelo a través de la propia Oficina de Información Turística, que se comunicaría con la sala de administración a través de un archivo común. Proponemos, pues, que la crujía trasera se puede emplear para ubicar puestos de trabajo, pudiendo partir este espacio para la habilitación de una sala de reuniones (o algún despacho más reprsentativo) en lo que fue el “despacho del sargento”, con la preexistencia importante de la chimenea, que se mantendría.

Mención especial merece el techo de la Planta Baja: el proyecto se ha realizado para extender a toda la Planta Baja la visión que actualmente sólo se tiene en el zaguán de entrada, con la solivería y la tarima superior vistas. Para ello será necesario un proceso que se detalla en la memoria de estructura.

Ascensor

La crujía central, claramente destinada a circulaciones y distribución con su imponente escalera, está destinada a acoger el ascensor. Sus dimensiones, determinadas por la Ley de Accesibilidad, exigen la demolición parcial de un muro secundario en esta Planta Baja. Su presencia, que deforma el espacio en el que se ha colocado, se aligera mediante un revestimiento traslúcido tras el cual se dispone una serie de luminarias fluorescentes, buscando de este modo “desmaterializar” la caja y diferenciarla del resto de la construcción. El empleo de materiales notablemente distintos al resto de paramentos pretende hacer evidente esta intervención.

Escalera

Planteamos también la construcción de un cuerpo análogo ocupando el ojo de escalera, abertura insuficiente para albergar el ascensor, pero con una superficie tal que impide el cumplimiento la Normativa de Condiciones de Protección contra Incendios. Para salvar este escollo normativo, proponemos montar en el ojo de escalera un elemento que se eleva desde la Planta Baja hasta la Planta Bajocubierta, gracias al cual reducimos la superficie del hueco. Creemos que podría ser una oportunidad para que el Ayuntamiento convocara un concurso para la realización de una escultura que cumpliera con las condiciones que impone la NBE-CPI-96. No obstante, se ha definido un mueble que podría servir para exponer pequeños objetos, documentos, libros, etc. o disponer pantallas táctiles (en los tres nichos de los vestíbulos) para disponer de información turística o de carácter más general. Para su revestimiento se emplea la misma estrategia seguida en el caso de la caja de ascensor: un cerramiento traslúcido y retroiluminado que la haga menos masiva.

Planta Primera

Los espacios principales de esta planta son la crujía de fachada y la crujía trasera, que ofrecen dos importantes salas para poder desarrollar el programa de usos. La orientación de estas salas, unida al número de aberturas al exterior, dota a cada una de ellas de un carácter y condiciones bien marcados: mientras que la crujía trasera se presta perfectamente a un uso expositivo gracias a unos lienzos de pared ciegos y generosos, la crujía de la fachada principal ofrece la oportunidad de un uso más representativo como es el de un Salón de Actos.

Se ha planteado la rehabilitación del baño del marqués, mediante un proceso de desmontado de los sanitarios y revestimientos para, una vez restaurados, volver a montarlos. Una puerta de vidrio permitirá su observación sin necesidad de personal suplementario para el control de los visitantes. No obstante, no sería un hecho grave la eliminación de este local: lo anecdótico de su configuración no debería desviar la atención del hecho de que es una intervención tardía que altera la disposición original de esta parte del edificio.

Bajo cubierta

Más arriba se ha apuntado que es aquí donde el edificio experimentará una transformación más importante: bastará eliminar todos los tabiques y el falso techo para descubrir un espacio soberbio que dejará a la vista todo el entramado de la cubierta, además de sacar a la superficie los cuatro pies de roble que ayudan a sostener el simétrico tinglado de madera. El espacio diáfano, el escaso número de huecos en fachadas y la propia configuración espacial de esta planta la hacen idónea para su uso como Sala de Exposiciones.

Es destacable que esta estructura ya es visible desde el vestíbulo de la Planta Primera por el hueco de la escalera: la ascensión permitirá percibir progresivamente el resto de la misma a través del cierre de vidrio. Este cierre transparente tiene su justificación en el cumplimiento de la Normativa de Condiciones de Protección contra Incendios.. Servirá, además, para aislar térmica y acústicamente la Sala de Exposiciones respecto de la escalera y los vestíbulos.

 

Edificio de recepción Apartamentos Nautilus-Lanzarote: Porche de la terraza, zona piscina

Aunque la terraza del edificio de recepción de los apartamentos Nautilus-Lanzarote  está orientada casi completamente al norte, la altura que alcanza el sol de mediodía obliga a proteger a los clientes que ocuparán las mesas del bar-restaurante que se abre a dicho ámbito. Además, el porche debería ayudar a diluir la contundente presencia del edificio de recepción, que contrasta con la fragmentada disposición de los apartamentos que rodean la piscina. Queríamos algo un elemento ligero y colorido, que hiciera referencia al uso lúdico del lugar.

Podéis ver cómo era esta zona antes de que nos dejaran intervenir en ella. En la obra que realizamos en la piscina y sus alrededores se eliminó la zona de hamacas inferior, dejando así más sitio de paso cerca del edificio principal.

El nuevo edificio de recepción se realizó en estructura metálica. El porche se fragmentó, como los huecos, para mantener la abstracción de la fachada. Se decidió cubrir las “bandejas” con aluminio lacado expandido de la empresa de Ortuella Imar.

Elegir los colores no fue fácil, pero nos decidimos por los que ya existían alrededor del edificio:los colores del mosaico “Teide” de la casa Onix.

Aquí podéis ver las planchas de aluminio expandido. Dependiendo de por dónde se mire cambia muchísimo su presencia.

Con la luz (en Lanzarote la luz es increible) los colores se reflejan en la fachada y las sombras crean bonitos juegos en el suelo.

Con el movimiento la transparencia varía.

Edificio de recepción Apartamentos Nautilus-Lanzarote: Pórtico de Entrada

En 2010 llegó el momento de acometer la obra más significativa del complejo Nautilus-Lanzarote: el edificio de recepción. En esta entrada os mostramos la fachada principal y el pórtico de entrada.

Esta es una fotografía del estado previo de la fachada. Contaba con tres entradas: la de servicio a la derecha, una entrada directa al complejo a la izquierda y junto a ésta última, otra a la recepción. Uno de los grandes inconvenientes de esta disposición era la falta de visibilidad hacia la entrada directa desde la recepción, pero la más llamativa era la estrechez del paso, que no llegaba a 1,00 m. En una entrada posterior podremos ver cómo hemos solventado estos inconvenientes.

El volumen del nuevo edificio ha cambiado considerablemente. La volumetría fragmentada anterior da paso a un volumen único, bajo la premisa de conseguir una azotea regular que debería albergar una instalación de  paneles fotovoltaicos. Esto ha hecho que los juegos volumétricos hayan sido sustituidos por elementos exentos al propio edificio, configurando un gran pórtico de entrada en la fachada sur y un porche más ligero en la fachada norte.

Aquí podemos ver el pórtico de entrada, cuando aún era una pérgola, a la espera del elemento que debía dar sombra y cobijo. Hay que destacar que esta fachada principal está orientada al sur, por lo que la ganancia de calor sería excesiva sin este elemento de protección. En este sentido, hay que destacar el mérito del proyecto, dado que gracias a los importantes espesores de aislamiento térmico (entre 100 y 120 mm) en fachadas y cubierta, y una sencillísima estrategia de acondicionamiento térmico como es la ventilación cruzada, se han conseguido niveles térmicos confortables sin necesidad de una instalación de aire acondicionado. El pórtico por consiguiente, además de configurar un ámbito de entrada y ofrecer cobijo a los clientes y visitantes, es un importante elemento de control térmico del propio edificio de recepción.

Tras barajar varias opciones, finalmente se optó por cubrir la pérgola con una sencilla losa de hormigón negro, horadada por cuatro cilindros, también de hormigón. Se trataría de una referencia a la propia isla de Lanzarote y su origen volcánico: el pórtico, resuelto enteramente con hormigón teñido en masa en color negro, se asemejaría a una áspera extensión de lava negra salpicada por cuatro cilindros negros en los que se descubre, si se acerca uno a ellos, el interior de los cráteres con sus calderas rojas y minerales, gracias al revestimiento con un mosaico rojizo, irisado y brillante.

Falta insertar una serie de llantas en acero corten a modo de vetas de mineral,  además de la iluminación de los cilindros. Esperamos que se remate en los próximos meses…

(sí, aquí se colaron dos espontáneas ;-))

Argi Bidea, creación de espacio expositivo en el Santuario de Loyola (II)

Argi bidea se expresa exteriormente mediante una piel, una coraza. Esta piel se identifica con la armadura que abandonó San Ignacio en su proceso de transformación. También la piel aquí planteada se transformará, de armadura bélica a instrumento lúdico.

 

El material del que se realiza, el acero, fue admirado desde la infancia por San Ignacio, que se quedaba extasiado al ver trabajar el hierro en las ferrerías de su localidad. Formada por finas varillas de acero inoxidable, esta envolvente unificada, esta armadura, se abre en las conexiones entre las diferentes salas, creando espacios intersticiales en conexión con el recorrido principal y uniendo las etapas que conforman el paso por Argi bidea.
Más información sobre este proyecto en Argi Bidea, creación de espacio expositivo en el Santuario de Loyola (I)

 

 

Argi Bidea, creación de espacio expositivo en el Santuario de Loyola (I)

De vez en cuando nos llegan encargos que nos obligan a estudiar temas que nunca hubiésemos imaginado. Este es uno de esos casos. Trabajamos conjuntamente con la arquitecta Ana Aizpuru Querejeta para la empresa donostiarra K6 Gestión Cultural en la realización de nuestro primer (que no último) proyecto museográfico.

Argi Bidea es la plasmación en el espacio y en el tiempo de  los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loiola. Se trata de una instalación museográfica  destinada a la evocación y la búsqueda, en la propia Basílica de Loyola.

Los Ejercicios Espirituales  son una obra escrita a mediados del siglo XVI, cuya primera publicación conocida es de 1548, y que recogen una metodología de trabajo y de acercamiento al conocimiento. Se organizan en cuatro semanas de transformación interior, que se corresponden de alguna manera con cuatro momentos vitales. Acercan al discernimiento a través de la oración, el silencio interior y la entrevista personal. Fue todo un reto para nosotros.

Aquí os dejamos parte del trabajo realizado. Más sobre este proyecto: Argi Bidea, creación de espacio expositivo en el Santuario de Loyola (II).

 

Proyecto de Acondicionamiento del Palacio de los Ozpinas para Hotel Rural

“El proyecto propone acondicionar el Palacio de los Ozpinas, situado en Salinas de Añana como Hotel Rural. El palacio acogerá las habitaciones y las estancias destinadas al descanso, mientras una construcción adosada en planta baja acoge un restaurante con su cocina. A estas actuaciones se añade una construcción en semisótano en la que se dispondrían las instalaciones y el almacén, además del tratamiento de los espacios exteriores.
El restaurante se sitúa en el jardín Oeste, separado 3 metros de la fachada Oeste del edificio existente dado que hay ventanas en Planta Baja en esa orientación, conectando con el Palacio a través de un paso cubierto y acristalado de 2 metros de anchura.

A la hora de realizar el proyecto se ha puesto especial interés en poner en valor el edificio original, en su accesibilidad, en la confortabilidad y versatilidad de las habitaciones y en el jardín.”

El proyecto se quedó como tal; esperamos poder retomarlo algún día.


Mapa de Servicios de Projekta

Hemos elaborado un Mapa de Servicios en el cual, explicamos de manera gráfica, los pasos que normalmente se siguen a la hora de abrir un local y en qué puntos del recorrido actuamos y cómo. Puedes descargártelo, en formato .pdf  aquí.