Hiriak, guztiontzat berdin?

Normalean generoari buruz hitzegiten dugun arren, espazio publikoari dagokionez generazioak ere garrantzi handia du. Generazio esaterakoan adin guztiei buruz ari gara, noski, generoa aipatzerakoan genero aniztasunaz ari garen bezalaxe. Horrela soilik uler dezakegulako guztion hiria edo Urbes for All.

helduak kalean

Adin desberdinak, gaitasun desberdinak, pertzepzio desberdinak, behar desberdinak espazio-denbora berean: espazio publikoan.

Azken finean, espazio publikoa guztiona den heinean ahalik eta pertsona gehienen beharrei egokitu beharra du: guztion eskubidea da. Halere, oraindik mesede gisa ikusi ohi da desgaitu-fisikoentzat aparkalekuak jartzea eta luxuzkoa iruditzen zaigu familiei zuzuendutako aparkalekuak jartzea, Europako zenbait herrialdetan normalizatuta egon arren. Zer esanik ez arrapalei buruz: legeak malda zehatz eta helduleku bikoitzak behartu arren, oraindik orain, zenbait arrapala harriskuz beterik daude. Eta ez, bigarren heldulekua, hor behean gelditzen dena ez da soilik gurpildun aulkian doazen gutxi horientzat: jende baxua, haurrak eta jende helduarentzat ere balio dute.

Haur eta adinduentzat erosoa den hiria, guztiontzat da eroso. Onar ditzagun, beraz, diseinu unibertsalak eskaintzen dizkigun onurak.

jendea

¿Ciudad para tod@s?

A pesar de que normalmente sólo hablamos de género, la generación es también un tema que nos interesa mucho a la hora de tratar el espacio público. Al decir generación decimos todas la edades, así como al decir género nos referimos a la diversidad de éste. Sólo así podemos comprender la ciudad de tod@s, la Urbes for All.

Distintas edades, distintas facultades, distintas percepciones, distintas necesidades en un mismo espacio-tiempo: el espacio público.

Al fin y al cabo que cada uno amueble su casa como quiera, pero el espacio público, que es de tod@s debe responder a la gran mayoría de la población. Aún se ve como concesión dejar aparcamiento a los discapacitados y como lujo crear aparcamientos para familias, cuando en otros países europeos es lo habitual. Qué decir de las rampas: a pesar de que  la ley exige ciertas pendientes y doble pasamanos, aún nos encontramos con rampas más aptas para la práctica del parkour que para su uso en condiciones de seguridad. Y no, el pasamanos que queda debajo no es sólo para la (poca) gente que va en silla de ruedas: es también para gente bajita, ancian@s y niñ@s.

Una ciudad cómoda para ancian@s y niñ@s lo es también para la gente joven y/o en plenitud de facultades. Aceptemos, por lo tanto, los beneficios del diseño universal como algo habitual y recomendable.

jendea